Javier Rodríguez Ponte "Taky"

Inicio > Javier Rodríguez Ponte "Taky" > Blog > El Molino de mis abuelos (en Pazo de Galegos)

El Molino de mis abuelos (en Pazo de Galegos)

Pues ahí está, aunque un poco hecho polvo, esto es lo que queda del molino de mi aldea paterna (también conocido como A Maquía). Esta maravillosa obra de ingeniería, fue el motor de la economía familiar durante más de cien años. No sabemos datarlo con exactitud, pues cuando mi abuelo nació, ya llevaba décadas funcionando. Su fuerza motriz, el agua del río canalizada a través de una presa en la yo me hinchaba a pillar truchas de pequeño. Dos tolvas con sus dos piedras (una para trigo y otra para maíz y centeno) molieron día y noche sin parar el grano de la zona (barbeiros y alrededores de ordenes) y con el tiempo, también el que venía de castilla . Vecinos y panaderos de diferentes lugares, eran los portadores del grano y destinatarios de la harina resultante con tres grados de refinado. La contraprestación, un cuartillo por cada ferrado de grano (lo que entraba en una pequeña cajita de madera). Ni que decir tiene, que gracias a esto, en la casa nunca faltó el pan, recuerdo ver cocer en un horno de leña, enfrente al molino y pegado a la cuadra, el pan de brona que tanto me apasiona (quizás sea por esto) y las bollas una vez a la semana. Ricas filloas y pasteles, tortillas de masa.... tambíen eran habituales preparaciones a base de este blanco elemento.

Por qué es cada vez más difícil encontrar buen pan hoy día, pues sin duda por que sitios como este han dejado de funcionar. Falta de rentabilidad, patrones que se retiran, comodidad de los panaderos…., puratos....globalización…lo típico...¿evolución? Lo que si se, es que este lugar, junto con otros cuantos han contribuido durante décadas a respaldar la calidad y la fama del pan de nuestra tierra, algo que tanto nos identifica y tanto añoramos. Me da pena pensar que mi hijo se quedará sin probar este manjar, asi que algún dia pondré de vuelta el molino a andar y conseguir una pequeña cantidad de harina reserva familiar para las grandes ocasiones.